Dice la Iglesia que no compartir lo que tienes es pecado mortal, no es de cristianos y que no conoces la palabra de Jesús. La iglesia no se da cuenta que hay muchas formas de ayudar al prójimo sin necesidad de que una ley moral o política te obligue a abrir tu billetera. Por ejemplo, las avariciosas farmacéuticas han salvado, mejorado y prolongado infinitamente más vidas con sus costosísimas medicinas y equipos (que con el tiempo se convierten en algo común y accesible a todos), que las que salvo la Madre Teresa de Calcuta y todas las monjas juntas con su infinito amor y altruismo durante más de 1000 años.

¿Quién se lleva los aplausos y quien las escupidas?

Si la iglesia conociera la palabra de Jesús, recordaría que Jesús multiplicaba los panes y peces solamente con su Fe, si él tuviera que trabajar duramente para obtenerlos estoy seguro que lo pensaría bien en cómo y a quién “redistribuírselos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s