Foto de un muy típico barrio en cualquier lugar de Cuba, pero no incluido en el tour «logros de la revolución».

Si ese terreno pasara a ser propiedad privada rápidamente se convertiría en confortable vivienda, o edificio de apartamentos, o vibrante centro comercial, o un poco de todo eso.

Pero gracias a muy revolucionarias reformas urbanas hace casi 60 años esas edificaciones pasaron a ser «propiedad del pueblo». Y tanto el dueño de la bodega que alquilaba la planta baja, como los inquilinos que alquilaban los apartamentos arriba aplaudían vigorosamente mientras que la revolución expropiaba el edificio y sus dueños huían hacia donde primero podian, sin ninguna compensación.

Pero ahora «el pueblo» ni siquiera es capaz de demoler esas ruinas antes de que le caigan en la cabeza a alguien, «el pueblo» ni siquiera es capaz de convertir el lote vacío en un simple parque con un árbol y un banco para sentarse.

El poder del individuo construye, el poder «del pueblo» destruye.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s