Esos viejos camajanes comunistas aún no se han dado cuenta del monstruo que han estado creando por generaciones en sus muy libres y con alto nivel de vida países capitalistas. Los “jóvenes idealistas y revolucionarios” en esos países son un puñado de bebés llorones que necesitan espacios seguros donde sus ideas y caprichos no sean cuestionados. Como todo niño malcriado no soportan un NO como respuesta y rápidamente caen en estado de perreta esquizofrénica. Son totalmente ingobernables, altaneros y arrogantes, y todo precisamente gracias a la libertad que les da el sistema que quieren destruir.

Por suerte para esos jóvenes ya no existen verdaderos líderes izquierdistas maquiavélicos al estilo de Fidel Castro que saben muy bien cómo canalizarles el aburrimiento que les provoca a esos muy revolucionarios jóvenes la vida fácil que llevan bien lejos del tercer y cuarto mundo. Ellos son la materia prima perfecta para lograr el poder absoluto, pero Castros y Guevaras tienen bien claro que, una vez obtenido ese poder, esa materia prima tiene que ser lo primero en pasar por los “campos de rehabilitación revolucionarios” porque ya no les será necesaria, esa masa acéfala que sólo sabe protestar y exigir pronto le comenzará a dar dolores de cabeza, le ha dejado de ser útil y rápidamente hay que demostrarles quien es el nuevo papi que manda y que los tiempos cambiaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s